La Importancia de Buenas Decisiones en la Vida Profesional

Tomar buenas decisiones diariamente es un trabajo sumamente difícil cuando uno tiene otras variables en su vida profesional o personal. Mientras que es muy común que gente (de diferentes edades) categoricen situaciones de dos maneras, “bueno” o “malo” o “correcto” o “incorrecto”, este sistema es simplemente imposible. Muchas veces, situaciones o decisiones no pertenecen ninguna de estas cuatro categorías.

Factores como emoción, intuición y razón afectan la manera en que procesamos algunas decisiones importantes. Más aún, estos tipos de factores utilizan diferentes partes del cerebro. Generalmente cuando vamos a tomar una decisión se supone que nos enfoquemos en analizar los pros y los contras de cada opción o alternativa.

Con algunas decisiones, es claro que las opciones no tienen el mismo peso. En otras palabras, las opciones se convierten en diferentes posibilidades donde algunas pudieran hasta ayudarlo en su carrera o desarrollo. Mientras una oportunidad puede ser bastante difícil, es probable que le ayude a aprender más sobre sí mismo.

Si alguna vez se topa con una decisión difícil, es importante que recuerde que por lo general puede aprender y desarrollarse mucho de dicha situación. Más importante, las decisiones tomadas pueden ser cambiadas en cualquier caso. Si después de haber tomado una decisión cambia de opinión, recuerde que usted tiene el control sobre los resultados, ya sean buenos o malos.

Con una o más de estas tres opciones, usted debe tener los recursos necesarios para evaluar, analizar e implementar los pasos adecuados en el futuro. Es posible que tenga que hacer algunos sacrificios para obtener la meta principal, pero esto es una experiencia en la que puede aprender y lograr llegar al próximo nivel en su propio camino.

Por fin, no hay decisiones correctas o incorrectas, pero en cualquier caso toda persona puede sacar provecho de una manera muy positiva.